Nuestra cooperativa pierde 450 mil pesos por mes en el servicio eléctrico por los altos costos de la energía, de insumos, de personal y los precios regulados por el gobierno, lo que deberá ser tenido en cuenta por el Gobierno Provincial para encontrar un mecanismo de compensación de la diferencia con todas las cooperativas de la provincia afirmó el presidente de la CAUL Federico Fredy Frank.
“Nosotros no podemos seguir aguantando esta situación por más tiempo. Y ni siquiera sirve que nos condonen la deuda que tenemos porque en tres meses vamos a tener la misma crisis porque el drama es la pérdida mensual que estamos teniendo todos”, afirmó Frank

En el mismo sentido explicó que “hasta las cooperativas que tienen más concentrados los usuarios del servicio como la de Puerto Rico vive hoy el mismo drama y en sus balances muestran que también pierden mensualmente importantes montos de dinero para llevar la electricidad a los usuarios”.

“Yo insisto en que las cooperativas estamos cumpliendo con nuestros recursos el rol social del Estado porque llevar energía a uno, dos o tres colonos, a 20 o 30 kilómetros del pueblo, cobrarle 100 pesos por mes no cubre ni el costo de ir a tomar el estado del medidor y eso sería responsabilidad del estado, no de la cooperativa”, explicó.

También se complica todo por el crecimiento que están teniendo los pueblos, en cada barrio falta potencia, necesitamos hacer inversiones para mejorar el servicio pero no podemos porque estamos perdiendo dinero todos los meses.

Otro drama es el mantenimiento de la línea de 33 kv que trae la energía desde Oberá a todo 25 de Mayo que nosotros tuvimos que mantener limpio, podar árboles, reparar y buscar fallas cada vez que había inconvenientes y Emsa por ahora no nos reconoce la inversión.

Yo estoy convencido de que la estrategia es ahogar a las cooperativas para que cedan su área de concesión y se arme otra empresa estatal que brinde el servicio, pero tiene que ser algo superador, no podemos ceder el servicio a otros para que sea peor, tiene que mejorar por el bien de la economía de la región, porque estoy seguro de que si la cooperativa pierde dando el servicio 450 mil pesos por mes, una empresa estatal perdería cinco veces más.
“Nosotros no podemos seguir haciendo otras actividades para solventar el déficit del sector eléctrico como estamos haciendo hoy. Por ejemplo con la fábrica de lácteos y la cuenca lechera la CAUL puede lograr beneficios mensuales de cerca de 80 mil a 100 mil pesos y eso se va todo a la energía y eso no debe ser así”.

Tampoco podemos seguir cubriendo la deuda eléctrica con recursos de otros lados. El gobernador tiempo atrás no exigió que paguemos la factura de energía para buscar un arreglo y lo hicimos, pero para ello dejamos de pagar la AFIP, ahora AFIP nos apreta, tenemos acuerdos y no podemos dejar de pagar de nuevo porque nos multan o clausuran y no hay arreglo.

Es una situación compleja y terminal que debe ser atendida por el gobierno provincial, tal como lo reconocieron y plantearon todas las cooperativas eléctricas de Misiones. Nosotros y la de Concepción que tiene el mismo drama de distribución mayoritariamente rural somos las que mayores deudas acumulamos con EMSA por la simple razón de que tenemos más altos costos para hacer el trabajo social que es responsabilidad del estado y eso debe cubrirlo el Gobierno.

“Esperamos para los próximos días una reunión con el vicegobernador Pasalacqua y candidato a gobernador para las próximas elecciones. Con el esperamos llegar a un acuerdo para dar una solución definitiva a este problema que de otro modo no tendrá solución, ni aumentando el costo a los usuarios”.