Sin pausa sigue avanzando la remodelación de la fábrica de Colonia Aurora, que será una vez terminada una de las mejores en sus características del país. La infraestructura planteada lleva numerosas horas de trabajo y requiere de una inversión significativa, que está siendo afrontado con recursos genuinos de la CAUL.
En breve se iniciará la elaboración de fruta abrillantada y desde el Consejo de Administración expusieron que fue un año muy tranquilo en cuanto a la compraventa de mamón salado. Asimismo, a pesar de los pequeños atrasos, se mantiene el pago constante a los colonos que entregan su producción a la Cooperativa.
El acuerdo firmado con la empresa Caroyense “ha permitido que no tengamos grandes inconvenientes y pretendemos ampliar nuestro convenio para continuar trabajando juntos”, adelantó el presidente de CAUL, Federico Frank.