El positivo balance de la implementación realizada este año en 25 escuelas de Colonia Aurora, con 1600 alumnos incluidos en el programa impulsado por el Ministerio del Agro y la Producción junto a la CAUL permitió que se acuerde para el próximo año llegar a 7.600 niños.
El “Yogurito Escolar Misionero” está cumpliendo con los objetivos planteados, de acuerdo con el -balance del equipo de profesionales que está a cargo de la puesta en marcha del programa que este año alcanzó a 1600 alumnos de 25 escuelas de Colonia Aurora. El proyecto se extenderá a 25 de Mayo, Alba Posse y El Soberbio en 2016, suministrando el producto a 7.600 niños.
El programa impulsado por el Ministerio del Agro y la Producción, a través de la Subsecretaría de Industria, mediante un convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) a través del Centro de Referencia para Lactobacilos (CERELA) ya obtuvo el primer balance positivo, según los responsables de la ejecución. Tres veces por semana se encargan de que los alumnos de los establecimientos escolares seleccionados consuman el yogur con probiótico, que produce la Cooperativa Alto Uruguay Limitada (CAUL).
Para la implementación y suministro del producto, las escuelas también fueron equipadas. El objetivo es garantizar la conservación del yogur para los alumnos, ya que había establecimientos que no disponían de heladeras adecuadas para la recepción y almacenamiento.
La distancia entre los establecimientos escolares es de 150 km a la redonda para su distribución y los accesos en un 60% son de caminos de tierra y un 40% con asfalto. Desde el inicio del programa los niños son controlados por nutricionistas en el peso y talla, con el fin de evaluar el impacto de la implementación del alimento lácteo. También de manera continua se lleva a cabo el control clínico, para el registro en caso de que hayan sufrido enfermedades.
La distribución del Yogurito se realizó, previo relevamiento del estado antropométrico de los alumnos y el consumo alimentario. En este sentido, una de las cuestiones que se remarca es que no es lo mismo un alumno que reside en la ciudad a un niño de la colonia que tiene más difícil acceso a este tipo de alimento.

Muy pocos desayunan
El relevamiento realizado por el equipo de profesionales precisó que sólo el 10 % de los alumnos desayuna en sus hogares habitualmente, de ellos el 80 % sólo consume mate cocido antes de ir a la escuela, el 90 % no come ni toma nada durante los recreos y el 83% no consume yogur con regularidad.
A partir de la implementación del Yogurito, se evaluó una aceptación en el 98 % del alumnado y el sabor más elegido es el de vainilla. De acuerdo con los datos antropométricos: el 44 % se encuentra con peso normal, el 40 % con sobrepeso, el 7 % es obeso, el 6 % con bajo peso y un 3 % con riesgo de bajo peso.

 

Hoy, con satisfacción podemos decir que el aporte nutricional y la accesibilidad al lácteo por parte de los chicos es importante

El desafío es que vamos a quintuplicar la cantidad de niños a los que asistiremos con Yogurito. Pasaríamos de 1600 a 7600 niños, que tendrán el producto tres veces por semana.

Capacitación previa
Para la puesta en marcha del programa el equipo docente fue capacitado en la implementación. Se sensibilizó a la comunidad de la zona piloto (Colonia Aurora) sobre los beneficios en la salud del consumo del Yogurito.
“Hoy, con satisfacción podemos decir que el aporte nutricional y la accesibilidad al lácteo por parte de los chicos es importante”, aseguró el responsable de asistencia sanitaria por parte del Ministerio del Agro y la Producción, José Luis Wrobel.
La elaboración del yogurt es un proceso biotecnológico, ya que se utilizan microorganismos vivos para modificar las propiedades de la leche. Para este caso se trabaja con dos bacterias conjuntas, el lactobacilusbulgáricus y el estreptococustermophilus. El resultado es un alimento funcional ya que cuenta con el agregado de un probiótico.
Los alimentos funcionales son aquellos que, además de aportar su valor nutricional, tienen un beneficio para la salud y disminuyen la posibilidad de contraer enfermedades. El probiótico aplicado en el Yogurito Misionero fue desarrollado por el CERELA CONICET.
Los probióticos son microorganismos que dosificados adecuadamente producen un beneficio para la salud y, como en el caso del Rabinosus, estimulan el sistema inmune.

A más niños llegará el Yogurito
El subsecretario de Industria del Ministerio del Agro y la Producción, Héctor Rodríguez, confirmó que para el próximo ciclo lectivo la distribución del Yogurito llegará a todo el departamento de 25 de Mayo (Colonia Aurora, Alba Posse y 25 de Mayo). Además, a la localidad de El Soberbio y alcanzará a 7600 niños aproximadamente.
En este sentido, resaltó que “el desafío es que vamos a quintuplicar la cantidad de niños a los que asistiremos con Yogurito. Pasaríamos de 1600 a 7600 niños, que tendrán el producto tres veces por semana”. Al respecto, agregó que esto va acompañado de sensibilización previa a los maestros, directores, responsables de los establecimientos, a los padres y familiares.
“Para la sensibilización contamos con un equipo que tiene un año de experiencia y está capacitados para formar a otros que tendrán que colaborar en la tarea. Vamos a necesitar también el acompañamiento de los Ministerios de Educación y de Salud, para el seguimiento y toma de datos de estos niños que serán incluidos en el programa”, comentó Rodríguez.
Antes de la entrega del Yogurito tres veces por semana en los otros municipios, tal como se hizo en Colonia Aurora, se desarrollarán talleres y encuestas con los padres y docentes para conocer sobre la alimentación de los chicos y los hábitos alimentarios. En estos encuentros, también se aprovecha para explicar en qué consiste el producto lácteo, los beneficios y el entorno que rodea al niño. De esta manera se hace un seguimiento.
“Se trazó una línea de base en Colonia Aurora, cuando se cumpla un año veremos los resultados obtenidos: el seguimiento de peso y talla, el control clínico para saber si contrajeron o no enfermedades, si fueron susceptibles a enfermedades infectocontagiosas”, detalló Rodríguez.
Como a través del relevamiento se determinó que los chicos no consumen alimentos durante su estadía en la escuela y esperan ansiosos el suministro del Yogurito (tres veces por semana, lunes, miércoles y viernes), a partir de 2016 se pretende que los martes y jueves se distribuya yogur común. No se puede entregar el Yogurito todos los días porque es un alimento que tiene una bacteria incorporada.

Proyectan incorporar pan de queso
Para reforzar la alimentación de los chicos, con el acompañamiento de los nutricionistas, se pretende sumar la entrega de pan de queso, para el cual ya se redactó el proyecto. El panificado se elaboraría con productos de la región: leche, huevo y fécula de mandioca. “Lo ideal sería que se cocine el pan en la escuela, para eso se releva el equipamiento necesario y así simplificar la tarea”, adelantó Rodríguez.
En el marco de este proyecto, también se pretende llegar con el suministro del Yogurito a los adultos mayores, comenzando por los de Colonia Aurora. El subsecretario resaltó también que la distribución del producto lácteo para el 2016 está garantizada en las escuelas programadas, ya se concretaron reuniones con integrantes de la CAUL y la planta está en condiciones de abastecer sin inconvenientes. “Esta semana se adquirirá una envasadora nueva, para la fábrica, el resto está en condiciones y capacidad para cubrir la demanda”, aseguró.