El presidente de la entidad, Federico Fredy Frank, destacó que se sigue invirtiendo en mejorar las instalaciones, equipos y procesos de la planta de dulces y encurtidos de Colonia Aurora.

“Aunque no con la celeridad que deseábamos se sigue trabajando en mejorar la planta industrial de Aurora apuntando a conseguir autorización para exportar.  Se han hecho reparaciones, salas nuevas y la idea del Consejo de Administración es que la fábrica de Colonia Aurora sea la mejor del país en su rubro.

La infraestructura planteada lleva numerosas horas de trabajo y requiere de una inversión significativa, que está siendo afrontado con recursos genuinos de la CAUL. En simultáneo ya se está comenzando a fabricar fruta abrillantada que este año no se hará en las cantidades que siempre se hacían porque sigue el período de cambio y el Consejo de Administración prefiere asegurar los ingresos para seguir cumpliendo con los productores como se hizo hasta la fecha, que quedan pocos sin cobrar lo entregado, gracias a un gran esfuerzo de la Caul y el acuerdo con la firma aroyense que está aportando parte del capital para levantar la cosecha”.

El acuerdo firmado con la empresa Caroyense “ha permitido que no tengamos grandes inconvenientes y pretendemos ampliar nuestro convenio para continuar trabajando juntos”, aclaró el presidente de CAUL, Federico Frank.